1949. Europa se encuentra sufriendo las penurias de la posguerra mundial. Y aún más Alemania, campo de batalla final, repartida entre los aliados y con la infraestructura industrial deshecha. Fue entonces cuando surge el nombre que conocemos en la actualidad. Aunque pensemos en Adidas como una marca de zapatillas moderna, e incluso futurista, su origen es anterior y en él, se encuentran las claves de su nombre.

Un cuarto de siglo antes, durante los locos años 20, los hermanos Rudolf y Adolfo "Adi" Dassler fundaron Gebrüder Dassler Schuhfabrik para fabricar calzado, pantuflas y zapatillas con clavos (idea original de "Adi"), que llegaron a ser las utilizadas por el equipo alemán de atletismo. En los años 30, ficharon a Jesse Owens, el atleta negro que fue el gran vencedor de los JJ.OO de Berlín 1936 y un golpe para el régimen nazi que organizó los juegos como instrumento de exaltación de la raza aria.

Ya en los años 40, con diferencias irreconciliables tras la Guerra, los hermanos Dassler tomaron caminos separados. Y es aquí cuando volvemos al principio de la historia. En 1948, Rudolf Dassler fundó Puma AG y, un año más tarde, su hermano "Adi" fundó la marca que lleva las tres letras de su apelativo y las tres primeras de su apellido: ADIDAS.

Si os habéis quedado con ganas de más, en nuestro Facebook compartimos un artículo más extenso con la historia de estos dos hermanos.

#pisalavida y disfrútala con Babila.